Breaking News

Ausencia del consorcio de administración por vacaciones

Consejos a tener en cuenta sobre ciertas alteraciones que se producen en la vida de los consorcios durante el período vacacional.

Pareciera una incongruencia que un ente como el “consorcio” se tomara vacaciones, pero después de lo que van a leer sería muy saludable que así ocurriera, aunque esto es absoluta “fantasía”.

Entre el 20 de diciembre hasta los primeros días de marzo sistemáticamente la vida en un consorcio se ve alterada. A partir del 15 de diciembre los niños dejan de ir a la escuela, por consiguiente aquellos edificios donde hay jardines, patios de juegos y piletas comienzan a poblarse de una cantidad de párvulos que pululan por todo el edificio. Entonces comienzan los pequeños problemas, hay mayor movimiento de los ascensores, mayor afluencia de otros niños invitados por los dueños de casa, se ensucian los pasillos y todos los lugares comunes se empiezan a usar más porque favorece el clima.

Un tema a tener en cuenta en aquellos edificios que cuentan con pileta es que se debería extremar el cuidado en las mismas, poner reglas claras de cómo hacer uso de esa instalación, horarios para utilizarla y permisos para el ingreso al natatorio.

Asesoro a muchos edificios con este servicio, especialmente en mi barrio Belgrano, y a veces me parece que no toman conciencia de las responsabilidades a las que se exponen al no tener un reglamento interno que ponga en claro las reglas de juego. Sería interesante que nos pusiéramos a reflexionar sobre este aspecto para no lamentarnos posteriormente por algún accidente que pudiera ocurrir, sin querer ser tremendista, recordemos que ante cualquier evento “el consorcio siempre paga”.

Los niños de vacaciones están más en sus casas y los vecinos se quejan por los ruidos molestos, las madres deberemos ingeniarnos para tratar de enseñarles que en un consorcio no podremos jugar como en un parque, así que los estimularemos para que desplieguen sus energías fuera del consorcio.

Utilización de parrillas: Se acercan las fiestas de fin de año y es lindísimo invitar a amigos para aprovechar la parrilla para comernos un asadito, aunque parezca una verdad de perogrullo, recordemos que el asadito no se hace en el medio del campo, sino en el ámbito determinado por ambas medianeras, y que el mismo debe quedar en las mismas condiciones de que como lo encontramos, limpito y ordenado.

A lo mejor Ud. al leer estas reflexiones considere que están de más, lamento desilusionarlo, asisto muchas veces a asambleas en las cuales en vez de consensuar sobre reales problemas que aquejan a los edificios, se consumen horas tratando de concientizar a los vecinos que cuiden los bienes comunes.

Fiestas: Hay edificios que a partir del 20 de diciembre quedan absolutamente deshabitados por lo que es aconsejable, en primer término avisar al administrador que nos ausentamos del edificio, dejar la llave a algún vecino, pariente, amigo y notificar al administrador el teléfono para ubicarlos en caso de una pérdida de agua o algún desperfecto eléctrico o cualquier otro suceso en el que sea necesario entrar a la unidad. Quiero dejar aclarado que como el consorcio no se toma vacaciones todos estos sucesos pueden ocurrir como en los restantes 275 días.

Otra precaución es la de desconectar aparatos eléctricos, llaves de agua y gas.

Vacaciones del encargado: Para las mismas se aplica lo normado por el Contrato de trabajo Ley 20.744 y sus modificatorias. El plazo para gozarlas se establece en el art. 154 debiendo el empleador concederla entre el 1º de octubre y el 30 de abril del año siguiente.

Durante el descanso anual por vacaciones del encargado éste será reemplazado por un suplente. Es muy común que durante este período se produzcan algunos inconvenientes con el reemplazante del encargado por no conocer el ritmo que tiene en particular cada edificio, en caso de tener alguna queja notificarla al administrador a fin que se las pueda resolver.

Vacaciones de la administración: Es muy común en administraciones no muy organizadas, pido disculpas a aquellas que lo hacen, no avisar previamente cuándo van a gozar su período vacacional, es aconsejable notificar a los propietarios la fecha y en manos de quién, con teléfonos de emergencias, queda el destino del consorcio, se pueden evitar muchos enojos y contratiempos.

Tengamos en cuenta estos pequeños consejitos a fin de poder gozar nuestras vacaciones sin dejar de cumplir con nuestras obligaciones.

Fuente: ips.com.ar

Ultimos Tweets